***

martes, 28 de diciembre de 2010

La Niña Guerrera.... por Conz

La blogger más top leyó el libro y lo cuenta en Butano.
***

"En algún momento de mi vida mi madre pensó que yo era lesbiana. Había perdido mi esperanza hacia con los hombres y los había eliminado de mi vida. Pasé infinitos meses sin salir con nadie ni sentirme atraída por nadie. Ante el constante acorralamiento de mi madre ella empezó a fabular historias. Si me iba de compras con una amiga me miraba raro, si tenía cena de chicas pensaba que estaba en una cita y si mi mejor amiga se quedaba a dormir pensaba que interrumpía cada vez que entraba a mi cuarto.

Al poco tiempo yo conocí a un chico y mi madre empezó a ponerse histérica por otros motivos.
Pero secretamente me pregunté como hubiese sido tener que decirle al mundo “Hola, soy torta”.

Para todos aquellos que A) quieran salir del closet B) quieran leer historias interesantes C) sean curiosos les presento el libro La Niña Guerrera. Según Gaby Larralde:

“Mirá que linda tortita”, pensó Marta cuando en agosto de 2005 conoció a Albertina. Unas horas después estaban desparramadas en un sillón, besándose sin respirar. Así comienza la historia de amor de la periodista Marta Dillon y la directora de cine Albertina Carri en el libro La Niña Guerrera. La periodista y escritora Laura Ramos, cuenta en su nuevo libro once biografías noveladas de chicas lesbianas y bisexuales de diferentes partes del mundo, entre ellas la historia de Marta y Abertina".


Para más información pueden seguir al usuario @laninaguerrera por Facebook o por el blog del libro.

lunes, 20 de diciembre de 2010

La Niña Dómine...


... "Cierta noche de verano, durante uno de esos cócteles, Giovanna y su hermano estaban jugando a las escondidas tras un bosquecito de palmeras cuando tropezaron con algo a sus pies. Giovanna pensó que eran sus perros, que al jugar se daban revolcones en la tierra, pero un rayo de luna iluminó la silueta de su madre, abrazada a otra mujer. Giovanna se quedó mirándolas y tuvo la impresión de que padecían de rabia y la iban a morder. La mujer del encargado de negocios portugués se perdió entre los árboles y no volvieron a verla. Al día siguiente, mientras cenaban, la madre pidió perdón a la familia y les juró que nunca más sucedería algo así. Su marido aceptó la disculpa y nadie se atrevió a volver a mencionar el percance. “¿Por qué me pidió perdón a mí?, se preguntaba Giovanna. Nunca había pensado que era tan importante"...


Fragmento de La Niña Guerrera, el nuevo libro de Laura Ramos.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Encontrá a La Niña Guerrera por donde andes...



Facebook: www.facebook.com/laniniaguerrera La Niña Guerrera

Twitter: @laninaguerrera

Blog: www.laninaguerrera.blogspot.com

Web de Laura Ramos: http://www.lauraramosescritora.com/


La Niña Guerrero viaja en Blogs

Algunos posts copados sobre el nuevo libro de Laura Ramos. Escribe Lalo Zanoni, sobre la historia de Marta Dillon y Albertina Carri, para Eblog.com.ar:

Laura Ramos, autora de la ya mítica columna del Sí de Clarín “Buenos Aires me mata” acaba de puclibar uno de esos libros que uno lee sin freno. La Niña Guerrera cuenta las historias de vida de once mujeres jóvenes lesbianas y bisexuales de diferentes partes del mundo. Algunos personajes conservan sus nombres verdaderos, como Beatriz Gimeno, Albertina Carri, Marta Dillon, Lisa Kerner, Ntombifuthi Bhagwhati, o sus nombres literarios, como Dalia Rosetti. Los relatos van desde la niñez y pubertad pasando por los primeros encuentros lésbicos, la salida del placard, las novias, parejas y hasta hijos.
Como el caso de Marta Dillon y Albertina Carri que decidieron mediante una inseminación casera ser madres hace dos años. Una de las historias más interesantes que cuenta el libro es la de ellas y en especial la de la periodista y escritora Marta Dillon. Laura Ramos nos cuenta la infancia de esta niña guerrera que creció con una madre militante en plena dictadura. “¿Para qué venimos a la iglesia si cuando tomemos el poder Kela va a incendiarla?” le preguntó un día. Entre compañeros que se escondían de los militares, Marta se crió y en su agenda de niñez podían figurar cuestiones varias como la vida de un compañero. “Quiero hablar con vos – le dijo su mamá una noche- ¿Te parece que guardemos a un compañero que viene huyendo de Tucumán?”. En su casa vivían varios camaradas prófugos y a Marta no se le ocurría la posibilidad de negarse. Pero la dictadura se fue endureciendo cada vez más y tuvieron que cambiar de casa varias veces, huyendo con lo puesto. Al otro día a Marta en el colegio la retaban por no tener el uniforme completo o por llegar tarde. Hasta que en la madrugada del 28 de octubre de 1976, como parte de un operativo, un grupo de tareas se llevó a su madre. A partir de esa noche, sentada en la cocina de la casa de la que sería su madrastra, comprendió que nada quedaba del mundo que había conocido hasta entonces.
Nunca más supo de ella, hasta que hace unas semanas, el Equipo Argentino de Antropología Forense identificó sus restos. Al enterarse, Marta escribió esta emotiva columna para Página/12. El libro lleva el nombre de esta niña que pareciera haber pasado por varias vidas en una, estuvo pupila en Suiza a los trece años, fue madre a los diecinueve, fue adicta, se recuperó, a los veinte años contrajo VIH y empezó a escribir sus columnas sobre su experiencia con VIH para P/12.
El último capítulo del libro cuenta la historia de amor entre Marta Dillon y la directora de cine Albertina Carri, la niña gaucha. Cómo se conocieron, se enamoraron y cómo decidieron ser madres juntas mediante una inseminación artificial casera que dejó a Albertina embarazada de Furio, que ya tiene dos años. Podemos decir que si bien el libro llega hasta acá, la historia de La Niña Guerrera se sigue escribiendo, Marta y Albertina se casaron este año cuando se aprobó la Ley de matrimonio igualitario. El resto de las niñas bravas siguen amando y construyendo sus vidas… de a poquito y muy de golpe.

Más:

- Reseña en Cine y Medios.

- De boca en boca, mete sus narices.

- Eblogtxt con la camiseta puesta.

- Las niñas, también pasan por Taringa!

Recomendaciones de Laura Ramos

Para Bertigo, el blog de Eduardo Berti, Laura Ramos, autora de La Niña Guerrera, recomendó cinco libros.

"Me gustaría recomendarles dos libros sobre la vejez, uno sobre perros, uno sobre el campo (o sobre mujeres, o sobre el oficio de escribir) y, por último, un ejercicio de caligrafía. La vejez ácida y exasperante vista risueñamente por Julian Barnes y la vejez hilarante, disparatada, esperanzadora de Muriel Spark, escritora, espía y la única Dama del Imperio Británico pobre. La novela de perro como novela de experiencia, o un tratado sobre la manera en que el condimento pasa a ocupar el lugar de plato central de la mesa. Un libro delicioso de 1956.

En cuanto a la novela “de campo” su escenografía es la sierra de Córdoba, la autora es argentina y sus personajes vaticinan que cuando las hormigas comen ceibo se vienen los siniestros, pero la construcción de su mundo se parece a las de mis novelas decimonónicas predilectas.

El ejercicio de caligrafía (o también podría llamarse de terapia grafológica) es un extraordinario librito del mejor Levrero: íntimo, despiadado consigo mismo, ejercicio literario".

A saber:

La mesa limón. Julian Barnes. Anagrama.

Memento Mori. Muriel Spark. La Bestia Equilátera.

Mi perra Tulip. Joe R. Ackerley. Beatriz Viterbo Editora.

Desalmadas. María Martoccia. La Bestia Equilátera.

El discurso vacío. Mario Levrero. Interzona.

martes, 14 de diciembre de 2010

La Niña Azotada...

"...En Kwa Mashu, las chicas que se quedaban embarazadas eran juzgadas severamente por los vecinos. Las relaciones sexuales eran consideradas una falta de respeto hacia la madre, y Ntombifuthi se cuidaba mucho de decepcionar a la suya. A los catorce se enamoró de una amiga de su hermana, una chica de veinte años muy vivaz que captó la especial atracción que despertaba en ella y que, aunque tenía novio, aceptó su amistad platónica sin poner objeciones y no se lo contó a nadie. Le divertía la extraña hermanita de su amiga. Ella trataba de disimular estos sentimientos y fingía ser heterosexual, pero ya había intuido que le gustaban las chicas. Su reticencia hacia los varones, que la hacía sentir sola e incomprendida, sólo los estimulaba más: todos querían tener relaciones sexuales con ella hasta que un chico rudo y decidido, durante una fiesta escolar en la que habían tomado alcohol y bailado como locos, le brindó una experiencia atroz, cuyo recuerdo sólo le volvía de cuando en cuando, en sus pesadillas. Decidió que al terminar los estudios se iría a vivir a Johannesburgo..."

La Niña Guerrera en Twitter

Podes seguir las historias de las chicas en el Twitter de La Niña Guerrera: www.twitter.com/laninaguerrera.

Encontralas, todos los días, mediante los hashtags. Ya podes leer a #laniñavirgen #laniñaazotada #laniñatatuada.

miércoles, 5 de mayo de 2010

La Niña Pornógrafa....


"...Así como otros chicos llevaban de sus casas El principito o Juan Salvador Gaviota, Irupé un día llevó para leer una hermosa edición de la versión ilustrada por Guido Crépax de La historia de O. y abrió la página veinte, en la que se ve a O. con una argolla en el cuello, desnuda, las dos manos atadas en la espalda y los ojos vendados mientras es azotada con una fusta. Fue censurada por la maestra, además de ocasionar una reunión de Irupé con el psicólogo de la escuela “para pensar sobre el problema” y una llamada telefónica de la directora a su casa. Al año siguiente, cuando llevó una navaja, volvieron a llamar a sus padres y al psicólogo, pero no la sancionaron..."Irupé. Fragmento de "La niña pornógrafa".

martes, 4 de mayo de 2010

La Niña Libertina...


"...Aunque sabían que no debían salir por la noche -el mismo gobierno hacía campañas publicitarias dirigidas a mujeres jóvenes con la recomendación de no salir de noche, bajo el eslogan Ponte viva-, se resistían a cambiar de hábitos. Una madrugada, recién llegadas de casa de unas amigas, Montse prendió la luz de la sala, cuyo interruptor estaba junto al gran ventanal que enfrentaba el de su vecino. Clarise fue al dormitorio y la llamó. Sentía frío y necesitaba su ayuda para sacar el cobertor que estaba guardado en la parte alta del armario. Montse dio un paso hacia el cuarto cuando escuchó un estallido..."Fragmento del libro "La niña guerrera", de Laura Ramos

La Niña Gaucha...



"...Su tía la tomó del pelo con una mano, se sacó el zapato con la otra y le empezó a dar una paliza mientras dos de los perros ladraban excitados. Voy a aguantar, pensó Albertina. De improviso su tío, que se había mantenido alejado, sujetó a los perros de sus collares como para impedir que avanzaran, pero ellos continuaron ladrando mientras él seguía la escena sin soltarlos. Al cabo de un rato la paliza cesó y Albertina corrió a su cuarto decidida a escaparse. Su prima tenía la luz apagada, pero ella sabía que estaba despierta. Juntó su ropa y la apiló bajo la cama..."Albertina Carri. Fragmento del capítulo "La niña gaucha"

La Niña Guerrera....


"... En su casa vivían varios camaradas prófugos desde hacía por lo menos dos años y a Marta ni se le ocurría la posibilidad de negarse, pero estaba encantada con que su madre la dejara participar de tan importantes determinaciones. Tenía diez años, leía Las venas abiertas de América Latina de Eduardo Galeano y Diez días que conmovieron al mundo de John Reed, y aunque no los comprendía por completo se sentía orgullosa de sus lecturas adultas. Habían dejado la casa de Flores porque un camarada que vivía allí había caído en manos del Ejército y se mudaron, por precaución, a la quinta de Moreno. Una tarde, al llegar de la escuela, Marta se encontró con su madre y sus hermanos pequeños esperándola en el auto. Había sido secuestrado otro de los compañeros que vivía en Moreno..." Marta Dillon. Capítulo "La niña guerrera".

La Niña Virgen...

"... En una Marcha del Orgullo alguien le presentó a un dragking muy lindo con grandes ojos azules que la besó con hombría. ¿Será un chico?, se preguntaba; cuando lo tocó se dio cuenta de que tenía los senos fajados. También descubrió que se ponía un par de medias en la entrepierna para simular un sexo masculino, porque había nacido mujer y deseaba operarse. El día de la marcha la invitó a su lugar de trabajo, una esquina de Lavalle y Esmeralda donde vendía fotos pornográficas. Esa tarde volvió a su casa y pensó, enamorada: “Conocí al hombre o a la mujer de mi vida”. Al día siguiente volvió a verlo y él estaba con otro drag vendiendo fotos y revistas porno..."Dalia Rosetti. Fragmento del capítulo "La niña virgen"

La Niña Grillo...



"...En el patio de la escuela, ya a los quince y dieciséis, sus amigas se reunían para contar sus encuentros sexuales con chicos. -Está buenísimo –decían.-Sí, está buenísimo –asentía Lisa, pero en realidad apenas sentía una débil excitación que se desvanecía cuando los chicos empezaban a quitarle la ropa, momento en el que pensaba “qué plomo, ahora viene la parte que es un bajón”. Accedía porque creía que así era como tenían que ser las cosas y no hacerlo significaría estar fuera de lugar, ya que todas sus amigas eran muy avanzadas en el sexo y ella no podía comportarse como una pacata en la cama. Hacía lo que creía que correspondía hacer, pero no disfrutaba en absoluto..."Lisa Kerner.

La Niña Tatuada...


"...A los cinco años Mariana le pidió a su madre que le cortara el pelo arriba de la nuca y que le comprara ropa igual a la de su padre. Cuando cumplió diez logró que le mandaran confeccionar un saco de cuero negro hecho a escala del de su papá. En Bernal la llamaban “la mujer-hombre”, y en el colegio de monjas las chicas la acusaban de ser un chico disfrazado de chica. Algunas amenazaban con llevarla al baño y revisarla, pero cuando ella les decía: “Bueno, si me quieren revisar, vengan”, ninguna se animaba a hacerlo. No le molestaba, pero temía que se enterara su mamá, profesora nacional de danzas y muy católica..."La Komando. Fragmento del capítulo "La niña tatuada"